7 consejos por si algún día cierras tu empresa

Tienes que cerrar tu empresa, estás pasando por un momento duro personal y profesionalmente pero no estás solo. Desde enero hasta agosto de 2015 han cerrado en España 15.885 empresas, según el estudio de Demografía Empresarial de Informa. A todas estas empresas seguro le hubiera venido muy bien un par de consejos para ahorrarse unos euros antes de cerrar. El cierre de una actividad no significa fracaso sino aprendizaje para un nuevo proyecto.

Cuando empiezas una actividad empresarial lo último en que piensas es en cerrarla, no somos pesimistas, toma estos consejos como una ventaja para tu negocio antes de abrirlo. Tienes ilusión, energía, optimismo, en fin, lo imprescindible para comenzar una nueva etapa. ¡Esa es la actitud! Sin embargo, un par de consejos nunca están de más si desde el principio te pueden ahorrar algunos quebraderos de cabeza cuando tengas, por la causa que sea, poner fin a tu negocio. Desde Dipcom Corporate os damos varios consejos para intentar perder el menor capital posible en el cese de una actividad empresarial.  En los negocios tenemos un lema: “cuando un empresario cierra una puerta, abre otra”. Aquí van algunos consejos para evitar problemas a largo plazo:

1.- Constituye una sociedad lo antes posible. Separa los activos de las personas en cuantos empieces a desarrollar la actividad, si empezaste con un blog, estas diseñando un producto, el nombre de la marca, da igual  transfiere la propiedad a la sociedad en cuanto puedas para dejar de ser tú el autor de ese activo. Si algún día tienes que afrontar un cierre puedes encontrarte con imposibilidades a la hora de, por ejemplo,  vender la tecnología(habitual en suspensión de pagos) porque la sociedad no es titular, al no haberse transferido nunca su propiedad, que sigue siendo del autor.

2.- Tú eres el responsable de la gestión de tu empresa. Todo lo que haga un administrador de una sociedad está sujeto a una responsabilidad durante su cargo y 4 años después de su cese. Define bien tu papel dentro de la sociedad para evitar problemas a la larga. Diferencia bien tus derechos como socio de tus derechos como trabajador, no es lo mismo. Si todo acaba mal, pueden llover los problemas con Hacienda y Seguridad Social, por no haber cobrado por los cauces ordinarios y no haber tributado lo que corresponde.

3.- Ojo con la normativa de operaciones vinculadas. Un error muy común entre las empresas y los socios que la forman es hacer operaciones de préstamos sin tributarlos posteriormente. Si no has diferenciado entre derechos de socio y derechos de trabajador tienes que facturar esos préstamos en un contrato, a un tipo de intereses determinado para luego cobrarse y tributar por ello. Las operaciones entre personas vinculadas (por ejemplo, una empresa y sus socios) tienen que documentarse y realizarse a valor de mercado.

empresas_cierre

4.- Ten al día la contabilidad de la empresa. Eres el responsable administrativo de la empresa, por eso, debes justificar todas las salidas de entrada y salida. Registra todas las facturas, una buena contabilidad te salvará de futuros problemas si la empresa entrara en un Concurso de Acreedores. La formula más segura para no tener problemas fiscales en el futuro es no cometer irregularidades, olvida la practicada contabilidad B española que no aporta valor a tu negocio, no asumas ese riesgo.

5.- Haz siempre contratos formales a tus trabajadores. Sobre todo cuando se empieza un negocio pueden confiarse y no regularizar la situación laboral de las personas que colaboran con la empresa. Tener trabajadores gratis o falsos autónomo es arriesgado a la hora de llegar a un concurso o hacer EREs, estas personas se pueden asesorarse y llegar a reclamar indemnizaciones o llegar una inspección de Hacienda, por su situación irregular el problema lo tiene asegurado.

6.- Respeta los plazos. Es importante que presentes los libros oficiales y las cuentas anuales a tiempo y en orden. ¡Ojo! también con los plazos de los impuestos y las obligaciones fiscales, parece muy obvio pero algunos emprendedores pueden caer en el error de no presentar pagos cuando no tributan, error común, siempre hay que entregar los modelos correspondientes de cada impuesto a la seguridad social.

7.- Separa tu vida profesional de tu vida personal. Algo muy común entre los emprendedores es mezclar conceptos. Son dos actividades totalmente diferentes, separarlas como corresponde y darles valor jurídico por si en algún momento se llegaran a mezclar es la opción más acertada. Para llevar un orden sobre las cuentas del negocio es fundamental tener la contabilidad ordenada.

Aunque ahora parezca algo lejano el posible cierre de tu empresa, guarda este post en borradores. No esperes a cerrar, por el contrario, te puede ser más útil cuando estés empezando. Dale una lectura si tienes pensamiento de emprender, es más útil hacer un par de gestiones a tiempo, aunque nos lleve papeleo administrativo y unos euros demás, que luego arrepentirse de no haber tenido la precaución de pararse a organizar unas cuantos hilos sueltos cuando sea demasiado tarde.

7 consejos por si algún día cierras tu empresa
Valora este artículo