Cómo vender tu empresa y no perder en el intento

Hoy vamos a hablar sobre un tema que suele despertar emociones contradictorias: la venta de empresas. Si empiezo de esta manera el artículo es porque bien sabemos que muchos empresarios sienten escalofríos al oír las palabras “venta” y “empresa” juntas. Hay una falsa creencia que estima que el vender un negocio implica un fracaso previo… Sin embargo, qué lejos de la realidad, ya que en muchas ocasiones esta transacción es sinónimo de triunfo y ganancias.

A veces hay que saber cuál es el momento correcto para despedirse de una empresa y poner fin a una etapa. ¿Cuántas veces hemos escuchado que todo fin supone un comienzo? Este lema, tantas veces repetido, implica que tras una etapa llegará otra nueva, que puede ser mucho más beneficiosa que la anterior. En este caso, tras una empresa puede venir otra. Por ello somos empresarios, ¿no es así?

Ahora bien, si quieres dejar libre a tu empresa, te recomiendo que lo hagas de una manera correcta, tratando de obtener el máximo beneficio posible pero sin quemar a los potenciales compradores. En Dipcom Corporate nos hemos especializado en este tipo de procesos, por lo que ofrecemos servicios de intermediación en la venta de empresas. Nuestros especialistas se encargan de apoyar y asesorar al propietario durante todo el proceso de venta de su negocio, esquivando las dificultades y encontrando al inversor adecuado.

Si ya estás decidido a vender tu empresa, enumeraré algunos consejos que te podrán ayudar a la hora de enfrentarte a esta situación:

  • Escoge el momento adecuado, pero no te pases esperando. Muchos empresarios tratan de vender demasiado tarde, cuando su empresa es menos atractiva y más difícil de explotar. Si esperas a que tu empresa tenga un crecimiento menor, entonces valdrá menos en el mercado.
  • Ante todo la actitud. Si vas a vender tu empresa, tienes que estar seguro y comprometido. Y, otra cosa importante, tienes que intentar ser objetivo durante todo el proceso de venta. Por mucho que aprecies tu empresa, has de estar dispuesto a negociar con la objetividad por delante. Y no mentir. Porque si el potencial comprador observa que no has sido del todo claro, tu credibilidad se irá al garete y, probablemente, pierdas tu oportunidad de colocar tu empresa. Una cosa es contar cosas bonitas sobre tu negocio, y otra muy distinta es inventarte estas cosas.
  • Y qué mejor para poder echarle flores a tu empresa que dejar una cuenta de resultados saneada. Haz un esfuerzo por que tu negocio resulte más atractivo a ojos de los potenciales inversores.
  • Posteriormente, reúne toda la documentación posible para llevar a cabo la venta del negocio. Esta fase ha de ser exhaustiva para que se pueda preparar una correcta estrategia.
  • Delega en profesionales, ya que vender un negocio no es igual que vender un producto. Es preferible contratar a alguien que sepa cómo vender empresas y sea absolutamente objetivo. Todos sabemos que los sentimientos se interponen a veces en este tipo de transacciones, así que sería ventajoso pedir ayuda. Algunos empresarios prefieren no delegar el proceso de venta por ahorrarse el dinero que le costaría. Sin embargo, los especialistas suelen incrementar la venta en un 20% -según análisis de expertos-, por lo que contratando a gente externa se obtienen más beneficios y se agiliza el proceso.
  • El éxito en la venta de tu negocio dependerá de la preparación de la misma. En Dipcom diseñamos y elaboramos un cuaderno de venta, herramienta esencial para la venta de cualquier compañía. Este es una documentación descriptiva y analítica de una empresa, que facilita a un potencial comprador o inversor la información necesaria para tomar una decisión de compra o inversión.
  • Busca a tu comprador. Estudia con calma a tus potenciales compradores y, recuerda, hazte el interesante. En el hipotético caso de que no haya más que un inversor interesado en tu empresa, este no tiene por qué saberlo, ya que eso le dará puntos y tratará de llevarte a su terreno. En nuestro caso, ya tenemos una gran variedad de instrumentos de búsqueda y localización de inversores, en toda España y en el extranjero.
  • Encuentra un precio justo, que se adecúe a las características del mercado y a tu empresa. Nosotros te podemos ayudar a encontrar el valor óptimo de la operación.
  • Discreción y precaución. Ninguna compra está realizada hasta que ambas partes hayan firmado y ya tengas tu dinero. Así que trata de guardarte un par de ases bajo la manga. Es de vital importancia que lleves la venta de la empresa en silencio. Si se corre la voz, la transacción se podría arruinar, además de que afectará al equipo de trabajo de la empresa. No debes de transmitir debilidad. Además de que no debes de confiarte, ya que la compra se puede fastidiar en cualquier momento, y en ese caso tendrías que seguir adelante con la empresa hasta encontrar a un nuevo cliente.

sale-685007_640

Estos son algunos de los consejos más básicos que puedo dar por ahora, aunque existen muchos más. Sobre todo tenéis que tener en cuenta que hay que estar muy informados sobre las características del mercado y sobre vuestra competencia y posibles compradores. Y habéis de llevar a cabo un proceso de documentación de la empresa muy riguroso. Es importante que no os quedéis con los brazos cruzados esperando una oferta, sino que estudiéis y trabajéis meticulosamente durante todo el proceso de venta.

Y, ante todo, por mucha lástima que os de vender vuestro negocio, hemos de recordar que en muchas ocasiones es la mejor opción. No todas las empresas pueden mantenerse independientes de manera indefinida. Por ello, tendréis que considerar si os conviene vender vuestra empresa, a un buen precio, a una compañía mayor de la misma rama o quedaros en el barco hasta el final, sean cuales sean las consecuencias.

Cómo vender tu empresa y no perder en el intento
Valora este artículo