¿Autónomo? Algunos consejos para pagar menos IRPF este año

Si tu respuesta es sí, habrás comprobado que no es sencillo. Uno de los temas que más inquieta a los trabajadores por cuenta propia es el pago del IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas). Resumiendo mucho, se trata de un impuesto que la Agencia Tributaria (AEAT) retira de la nómina de los asalariados y de las facturas de los autónomos para luego devolver o pagar en renta dependiendo de la facturación obtenida.

Este verano, los autónomos recibieron una buena noticia: con la campaña electoral como telón de fondo, el Gobierno adelantó la rebaja de este impuesto prevista para 2016.

Gracias a esta medida, la retención paso de un 19% al 15% para los autónomos en general, y del 9% al 7% para nuevos autónomos. La AEAT estima que esta medida beneficiará a unos 800.000 profesionales independientes. Al retener menos en sus facturas hará que tengan más liquidez mensual, es decir, más dinero para gastar, puesto que tienen que pagarle un porcentaje más bajo a Hacienda por adelantado. Esto no quiere decir, si eres autónomo, que vayas a pagar mucho menos en tu renta. Te lo explico más adelante.

¿Cuánto te ahorrarás?

El pasado mes de julio, al recibir la noticia, el colectivo de autónomos celebró la nueva medida por todo lo alto. Hace años llevaban reivindicando la retención del 15% a las últimas legislaciones nacionales. Según la Federación de Autónomos (ATA), gracias a esta rebaja del IRPF si eres trabajador por cuenta propia te ahorrarás una media de 600 a 700 euros anuales. Es decir, al mes puede economizar unos 60 o 70 euros aproximadamente.

Sin duda una fantástica noticia para el sector, debido a las dificultades que están encontrando los más de 3 millones de autónomos para superar la crisis económica. Según ATA, esta medida “va a dar más poder adquisitivo a los verdaderos motores del empleo en España: los autónomos. Lo que además se traducirá en más poder adquisitivos para sus familias y trabajadores por cuenta ajena”.

Pero para llegar a pagar un menor IRPF el próximo año, desde DIPCOM CORPORATE, especialistas en gestión financiera, ofrecemos una serie de pautas y consejos para poner en marcha lo antes posible:

  1. Ojo a la declaración

Cuando vas a presentar la Declaración anual de la Renta, al ser un impuesto progresivo, pagarás más en función de tus ingresos. Para calcular lo que ganas anualmente, Hacienda cuenta cuánto has ingresado, a lo que resta todo aquello que te puedes desgravar por tus condiciones personales, familiares y profesionales.

Al final de año, es posible que se tenga que pagar más en la declaración de la renta. El IRPF tiene en cuenta los ingresos, la vivienda, los gastos, etc. y dependerá de todo ello, y no simplemente de lo que se retenga en las facturas, el aumento. Si se ha ingresado por adelantado menos, a muchos profesionales les saldrá a pagar. Por eso, aconsejo prever este gasto, recomiendo tener el dinero previsto y no llevarse sorpresas a la hora de hacer frente al pago.bajada_irpf_2015

  1. Rebájate el alquiler

La política de gastos de un autónomo es algo que desde DIPCOM CORPORATE aconsejamos revisar con la ayuda de un gestor profesional, para así tener una visión más acertada de la situación. Por ejemplo, una idea de política de gastos que se debe tomar en consideración es el alquiler de la vivienda. En Europa cada vez hay más autónomos, ya que así cada uno puede controlar su fiscalidad y como parte de este control, la persona puede decidir deducirse ciertos gastos como el alquiler. Este ahorro es conveniente para personas que trabajan desde casa.

  1. Monta una sociedad

Si eres autónomo y tu base imponible general de IRPF es superior a 41.400 euros, deberías plantearte formar una sociedad. Esta opción haría que facturaras como persona jurídica. Es decir, pagarías menos impuestos ya que el IRPF se relaciona con el Impuesto de Sociedades y no con la persona física. Al dar el paso, la sociedad te pagaría una nomina de administrador a ti mismo, el autónomo.

  1. Se ahorrador

No pienses que por ahorrarte unos euros al pagar el impuesto de IRPF debes tirar la casa por la ventana. Preparar una hucha, en la medida de lo posible, para cuando vengan vacas flacas en los años venideros sería una opción recomendable. Aunque esta medida que comentamos haya sido un alivio para los trabajadores por cuenta propia de España, no debemos olvidar que las circunstancias pueden cambiar. Al igual que aconsejaba anteriormente; recomiendo tener previstos los posibles gastos que hacer frente a la Declaración de la Renta del año siguiente.

Llevando a cabo estos consejos, preferiblemente, con la ayuda de un consultor financiero especialista en la materia, no tendría que haber ningún inconveniente para ahorrarnos unos euros. Se avecinan unos años difíciles para el sector empresarial en general y para los trabajadores independientes en particular. Hacer bien las gestiones a tiempo, nos puede ahorrar algún que otro quebradero de cabeza el futuro.

Valora este artículo