Cómo atraer a un Business Angel ( y no desfallecer en el intento)

Amazon, Google, Skype, Starbucks, The Body Shop. ¿Qué tienen estas compañías en común? Fácil, dirán. Han alcanzado el éxito con mayúsculas y son líderes en su sector. De acuerdo, ¿y si escarbamos un poco más? Todas ellas contaron en sus inicios con el apoyo de un Business Angel. Ahora inserte el nombre de la suya al lado. ¿Por qué no? Cualquier potencial inversor puede estar interesado en ella.

Ya hablé de los Business Angels en el post sobre formas de financiación alternativa, pero lo que quiero explicar esta vez es que no sólo son una fuente de dinero, sino más bien hablamos de smart capital. No cae del cielo, aunque su nombre así lo indique (perdonen por el chascarrillo fácil) y tenemos que saber atraerlo.

Un Business Angel es una persona que toma sus propias decisiones de inversión y que aporta su propio dinero a determinado proyecto. Pero también aporta su tiempo y su experiencia. Y es que, por lo general, no sólo son inversores, sino también emprendedores, que además de poner capital suelen involucrarse facilitando sus contactos y conocimientos de gestión.

Para que nos entendamos, un Business Angel apuesta por una idea porque cree en ella y en su potencial de futuro. Va a sentir el proyecto como suyo propio, por lo que no va a dejarlo caer fácilmente. Invierten su propio dinero, a diferencia de las entidades de Capital Riesgo que invierten el dinero de terceros. Buscan beneficios, pero ésta no es su única motivación para invertir, en algunos casos (lo crean o no) ni siquiera es la principal. Los bancos, sin embargo, invertirán, (aunque cada vez menos) pero no arriesgan y siempre saldrán ganando, pase lo que pase, por lo que su implicación no es para nada significativa más allá del ámbito económico.

Además, hemos de tener en cuenta que cada vez con mayor frecuencia los Business Angels están organizados en redes, lo que contribuye a la profesionalización de su labor, incrementando su capacidad de actuación y permitiendo diversificar riesgos entre distintos proyectos.

La contrapartida es que debido al alto riesgo de la operación, estos inversores, que tampoco son almas caritativas, suelen exigir un alto retorno de inversión y resultado en el medio plazo, lo que no siempre se puede asegurar. Claro, la teoría está muy bien, pero lo importante para los lectores es más bien el ¿Cómo consigo que se fijen en mi proyecto? Gran pregunta, ya que lo cierto es que a diferencia de las firmas de capital riesgo, éste tipo de inversores privados son, en ocasiones, más difíciles de investigar y de contactar, porque existe una menor transparencia en torno a su figura.

Pese a que el fenómeno de los Business Angels ha experimentado un incremento tanto en número como en la profesionalización, a veces nos encontramos con dificultades para acceder a información detallada sobre algunos de ellos. Pero tranquilos, no todo está perdido, Internet ha contribuido de forma más que considerable al desarrollo de las redes de estos inversores. Lo más aconsejable para empezar a adentrarnos en este mundillo es echar una ojeada a la web de la Asociación Española de Business Angels (AEBAN). Reúne a 26 redes de BA vinculadas a 11 comunidades autónomas

Si no es suficiente, ya que probablemente queramos barajar diferentes opciones, también es casi obligatorio entrar en The European Trade Association for Business Angels. (EBAN). Y para proyectos de base tecnológica, es más que interesante el Business Angel Crecer + (BAC). La media de inversión está en torno a los 150.000/300.000 euros. También enfocado a proyectos digitales, especialmente centrados en dispositivos móviles, geolocalización y comercio electrónico tenemos la Digital Assets Deployment (DAD). La media de inversión está entre 50.000 y los 250.000 euros.

Para proyectos innovadores con alto potencial de crecimiento del País Vasco, existe www.orkestra.deusto.es y el Forum Moderna de Inversores para proyectos en segunda ronda de financiación especialmente en Navarra. Se invierten a partir de 100.000 euros. En Madrid contamos con Business Angel Network Madrid (BAN Madrid) y en Cataluña con el Business Angels Network de Catalunya, (BANC). Están especializados en el retail y el importe va en función del proyecto.

No basta con un frio e-mail
Todas estas páginas son muy útiles, pero en ocasiones las mejores formas para acercase y convencer a un inversor de que debe apostar por nosotros, de que tenemos la idea del siglo, es dejarnos ver. Vendernos, en el buen sentido del término. Tan simple como eso. Conocer a los Business Angels más importantes de nuestro sector es clave (y perdonen, pero tenemos muchas herramientas para ello). Bendito Linkedin. Puede que lleve tiempo y como decía recientemente en un artículo de Forbes al que no le falta razón, “varios cafés con otras personas interesantes en el camino”, pero cualquiera puede hacerlo. A veces, las recomendaciones de terceros ayudan. Eso si, yo no perdería el tiempo en correos electrónicos con su propuesta de negocio, mejor asegúrese de tener la oportunidad de organizar una reunión con ellos.

Otra idea, por ejemplo, es estar al día de los eventos para presentar start-ups que tengan lugar en nuestra ciudad. En este caso, debemos intentar por todos los medios presentar el proyecto en público a varios inversores potenciales al mismo tiempo. No está de más tener siempre una presentación del proyecto por escrito, así como un plan de negocio, en power point, excel, o ambas cosas. Conozca su negocio y explíquelo de forma clara. Ojo, lo importante no es sólo apoyarnos en datos, sino tener muy presente la interacción personal con posibles inversores. Y después de hablar, escuche. Este tipo de inversores tienen mucha experiencia y puede que sepan un poquito más que nosotros. O puede que no, pero aún así escuchen lo que tengan que decir.

Luego están las plataformas para emprendedores. Por ejemplo, Investor Connect! o Ready4Ventures sirven como trampolín tanto a emprendedores que quieran presentar su proyecto como a inversores para que puedan encontrar start-ups interesantes donde invertir. Si todo esto falla, hágase un blog para darse a conocer en distintos círculos. Nunca está de más.

Conseguir financiación  por parte de Business Angels es un proceso difícil y largo, a veces más que el simple hecho de pedir un crédito, pero sin duda ayudará a crear una empresa más sólida y con muchas más posibilidades de éxito. Merece la pena,  y hasta me atrevo a afirmar que es  una  de las mejores cosas que le puede pasar a su compañía, se lo digo por experiencia.

Imagen:Emprendedores.com

Valora este artículo